Visor de contenido web

Acciones
Noticia

Fueron sancionados entre el primero de enero y el 31 de julio pasados

1.575 personas deberán llevar curso de reeducación vial tras cometer faltas graves

10 de agosto de 2017 / Dirección de Relaciones Públicas

Conducir bajo los efectos del alcohol, viajar a más de 120 km/h, adelantar en curva, en intersecciones o en puentes, conducir con la licencia vencida; así como invadir el carril separado por línea de barrera continua o girar en U son las infracciones a la Ley de Tránsito con la sanción económica más alta, dado lo peligrosas y graves de las conductas.

 

Además de la sanción por ¢306.850,21, las personas que son sancionadas por estas acciones, contenidas en el artículo 143 de la Ley de Tránsito, acumulan 6 puntos en la licencia, por lo que se verán obligados a realizar un curso de sensibilización y reeducación vial, que es básicamente como un nuevo curso teórico de manejo.

 

El curso de asistencia obligatoria implica acudir a clases durante cuatro días y el quinto día deberán hacer la prueba, que tendrán que ganar con un 80 de calificación, como mínimo, si desean renovar su licencia. El documento se le renovaría por 4 años y no por 6, como ocurre normalmente.

 

“Entre enero y julio logramos sancionar a todas estas personas, tras ser sorprendidos realizando actos irresponsables en las vías, desde conducir en estado etílico hasta girar en U en zona prohibida. El caso más recurrente es el de invadir el carril contrario pese a que hay señalamiento vial con línea continua que lo prohíbe; son 849 sanciones, es decir, el 54% del total de 1.575 sanciones” acotó el Comisario Mario Calderón, Director de la Policía de Tránsito.

 

Para el funcionario, el conductor debe valorar dos cosas cuando va a cometer cualquier infracción, y en particular estas que son las más peligrosas y caras; lo primero es tener la capacidad de poner en una balanza el riesgo de la maniobra respecto al beneficio, es decir, si se va a girar en U en una zona prohibida por pereza a avanzar 200 metros más al sitio donde puede hacer la maniobra correcta, es un acto irresponsable y hasta absurdo en comparación con el accidente que puede provocar.

 

Por otro lado, si no provocó un accidente, pero fue sorprendido por un oficial de Tránsito, adelantar en una zona prohibida donde se puede ganar unos cuantos segundos en su desplazamiento es un beneficio muy bajo si se compara con la multa de más de ¢300.000 y la semana de vacaciones que tendrá que pedir en el trabajo para pasarse metido en un salón de clases.

 

Acumulación de cuatro puntos

 

Según las estadísticas de la Dirección General de la Policía de Tránsito, 2.770 conductores ya acumularon 4 puntos en su licencia de conducir en este 2017, tras recibir una sanción según el artículo 144 de la Ley de Tránsito.

 

Algunas conductas que acumulan cuatro puntos son llevar niños con edades inferiores a los 12 años sin el dispositivo de retención de menores (615 casos), por irrespeto a la luz roja del semáforo (709) y conducir a más de 40 km por encima del límite máximo de velocidad (760). Recibieron una sanción económica de ¢207.359,54.

 

Bajo este panorama, estas personas están cerca de verse en la necesidad de llevar el curso de reeducación, pues si reciben una nueva sanción que acumula puntos pasarán a tener 8 o 10 puntos acreditados. El curso es obligatorio para renovar la licencia si se acumulan más de 4 puntos.