Visor de contenido web

Acciones
Noticia

Reducción de costos, creación de cooperativas y empoderamiento de los municipios son ventajas del nuevo esquema

Exitoso modelo de microempresas locales para mantenimiento vial será replicado en otras 20 comunidades

5 de diciembre de 2017 / Dirección de Relaciones Públicas

El modelo de microempresas para el mantenimiento rutinario de caminos por estándares, que impulsa el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), a través de su programa BID Cantonal, ha dado tan buenos resultados que en la segunda etapa del programa se sumarían otros 20 municipios (próximos a seleccionar), para replicar este esquema en sus comunidades.

 

El mantenimiento rutinario de los caminos se aplica actualmente en Sarapiquí, Pococí, Turrialba y Guatuso, donde las cooperativas conformadas por vecinos de cada uno de esos cantones, se encargan de mantener en buen estado las vías de la comunidad, así como los componentes de seguridad vial (señales de tránsito, barandas para puentes).  

 

La ingeniera Giselle Alfaro, Viceministra de Infraestructura, explicó que aunque el modelo de mantenimiento rutinario por estándares es aplicable en todos los cantones del país, es necesario tener el compromiso del gobierno local y el involucramiento de la Asociación de Desarrollo, pues lo que se busca además es generar empleo entre los lugareños.

 

Dentro de las bondades de este esquema destacan: la reducción en hasta una séptima parte de lo que en promedio se paga en el país por las actividades de mantenimiento vial manual, el impulso de microempresas, el empoderamiento de los gobiernos locales en la gestión vial de sus comunidades, entre otros, enumeró la Viceministra.

 

REQUISITOS

 

Eduardo Barquero, coordinador nacional de la GIZ para el PRVC-I, explicó que para ser parte de este plan las comunidades deben de cumplir con una serie de requisitos como disponer de un conjunto de vías que sean alimentadoras con un eje central, que los municipios aporten una contrapartida local (50%) y fiscalicen la ejecución de la obra para el pago de los servicios, además que en los cantones existan cooperativas conformadas por los vecinos de las zonas.

 

Con este esquema, las microempresas conformadas 13 personas cada una, se encargan de dar mantenimiento a un eje de 45 kilómetros en promedio, el cual deben de garantizar que permanezca sin maleza, con alcantarillas y cunetas limpias y una superficie de ruedo sin baches, de lo contrario no podrán cobrar por los servicios.

 

Cada una de las tareas requeridas tiene un estándar definido con el que se debe de cumplir, por ejemplo: superficie de ruedo sin huecos, la maleza no puede superar los 50 centímetros, recolección de basura y desechos, y las alcantarillas y cunetas no pueden tener más de 20 centímetros de sedimentos, entre otros, de lo contrario los trabajos no se pagan.

 

Además de pagar 50% del costo de los microempresarios, el MOPT aporta el financiamiento para que la microempresa adquiera todas las herramientas que va requerir para realizar las tareas, como motoguadañas para la chapea, por ejemplo.   

 

La aspiración del Programa es que los municipios comprendan que existe una manera diferente, exitosa, rentable de dar mantenimiento a las vías de su comunidad y puedan desarrollar este modelo en muchas otras municipalidades.