Visor de contenido web

Acciones
Fotografía que muestra la realización de los trabajos

Es imposible habilitar los dos carriles, ya que el material colocado debe adquirir resistencia

CONAVI reitera compromiso de mantener paso regulado para que visitantes asistan a cierre de Feria del Pejibaye

13 de septiembre de 2018 / Dirección de Relaciones Públicas

El fin de semana anterior, un grupo de vecinos abrió a la fuerza el carril que estaba siendo intervenido entre Bajos de Urasca en Cachí y Tucurrique de Jiménez, lo que generó daños al trabajo hecho y que, finalmente, se paga con dinero de todos los costarricenses.

 

La medida fue tomada por un grupo de personas pues deseaban que los dos carriles estuvieran en servicio para que los turistas visitaran la Feria del Pejibaye; el Consejo Nacional de Vialidad (CONAVI) se había comprometido a lo único posible: un carril habilitado.

 

Explicaron que la razón de mantener cerrado un tramo del carril izquierdo obedece a que se está haciendo una rehabilitación de la vía, justamente para beneficio de los propios habitantes y comerciantes de la zona. Este tipo de obra requiere colocar materiales, en cuenta cemento, que requiere tiempo para adquirir resistencia, si pasan carros sobre ella, el trabajo se pierde, además de generar hundimientos y otros daños. El material suelto en el carril en intervención también podría provocar derrape de los vehículos.

 

Para este fin de semana, el CONAVI se comprometió nuevamente a no trabajar en la zona, como ocurrió el fin de semana anterior, con el objetivo de no afectar la actividad, pero siempre con un carril cerrado en un tramo de unos 3 km, lo que obliga a realizar paso regulado.

 

Avance del 50%

 

Desde el pasado 7 de agosto comenzó la rehabilitación de los 16 kilómetros comprendidos entre Cachí y Tucurrique de Jiménez. Los trabajos finalizarían en unos dos meses.

 

Actualmente, el avance se estima en un 50 %. Estas labores, ejecutadas por la Gerencia de Conservación de Vías y Puentes del Consejo Nacional de Vialidad, buscan mejorar las condiciones de comodidad y seguridad en este tramo de carretera mediante la recuperación de la base utilizando cemento en su estabilización.

 

Una vez hecho el trabajo con cemento se procederá a colocar una superficie de ruedo en mezcla asfáltica de 6 cm de espesor, según explicaron en el Consejo.

 

En total, la inversión que incluye la demarcación de la carretera, se estima en unos ¢2.600 millones y se espera, con ello, un impacto positivo entre los lugareños y a favor del sector turístico que se siente atraído hacia el lago y la represa de Cachí y el parque Tapantí, en Cartago, sin olvidar la visitación a Tucurrique, particularmente durante su Feria del Pejibaye, que se ejecuta actualmente y que el próximo año tendrá mejores condiciones viales para ser accedida.

 

Estas labores se ejecutan durante el día, entre las 6 am y las 5 pm, pero con paso regulado las 24 horas del día en el tramo intervenido, justamente para que el material colocado cure adecuadamente, de ahí que se hace un llamado a los usuarios para que tomen en cuenta en sus desplazamientos estos pasos regulados ininterrumpidos.