Visor de contenido web

Acciones
Fotografía de uno de los puentes que se construye en Alto Comte

5.643 personas que habitan esta comunidad indígena serán los beneficiarios directos de la intervención

Nuevos puentes cambiarán por completo la vida en comunidad indígena de Alto Comte

27 de agosto de 2018 / Dirección de Relaciones Públicas

Alto Comte es una comunidad indígena que se ubica a más de 360 kilómetros del centro de San José, aquí el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) construye cuatro puentes que cambiarán por completo la vida de las 5.643 personas que, según el último censo del INEC del 2011, habitan las comunidades de Comte, Alto Comte y El Progreso.

 

Cada vez que los lugareños tienen que salir de la comunidad indígena deben de recorrer 12 kilómetros de camino y atravesar cuatro ríos, que no representan ningún problema en la época de verano, pero que en invierno muchas veces los aísla, imposibilitándoles hacer sus compras de  alimentos o buscar atención médica, por ejemplo. Este panorama pronto quedará en el pasado cuando se complete la construcción de las estructuras que actualmente presentan un 38% de avance. 

 

El Ingeniero José Manuel Fonseca, Gerente de la Unidad Ejecutora, explicó que actualmente se trabaja en la preparación de las vigas principales; sobre el río Comte paso 2 y paso 3 ya se tienen los bastiones colados hasta la viga de asiento, al tiempo que se coloca y se compacta material en parte de los rellenos de aproximación de las nuevas estructuras.

 

Posteriormente vendrán los trabajos en las lozas o piso del nuevo puente, las barandas y otros elementos de la superestructura, muchos de los elementos se fabrican en talleres y se llevan al sitio ya listas.

 

Lo alejado del lugar y las condiciones de la zona hace que sea todo un reto construir esta obra en el sitio. Por ejemplo, los materiales deben acarrearse de una fuente ubicada a 33 kilómetros de la zona de trabajo, pues al igual que cualquier otro proyecto que se construya en el país, los agregados deben cumplir con altos estándares de calidad que no se encuentran en el propio sitio del proyecto.

 

La falta de fluido eléctrico es otra de las limitaciones que se ha tenido que enfrentar, no fue hasta principios de agosto que se colocó un transformador en el plantel del proyecto para el suministro de energía, lo que facilitará el trabajo de las 20 personas que en total laboran en la obra, cantidad que podría aumentar en las próximas semanas.

 

Fonseca explicó que antes de la instalación del servicio eléctrico los trabajos de soldadura debían hacerse con acetileno.

 

La meta es tener para finales de noviembre un 80% de avance global y finalizar la obra en diciembre próximo.

 

Los trabajos del MOPT en Alto Comte no terminarán ahí.  Una vez finalizada la construcción de los puentes, iniciarán los trabajos definitivos para mejorar los 12 kilómetros de vía, que contempla además la construcción de nuevos sistemas de drenaje, pasos de alcantarilla y alcantarillas de cuadro, cunetas y aceras peatonales en las cercanías a las zonas escolares y de salud, entre otros.

 

GAT-SUR es el ente encargado de la licitación de la obra, en la que se invierten más de ¢4 mil millones, de los cuales ¢ 2.700 millones fueron aprobados por JUDESUR.

 

El MOPT ha estado desde el año 2014 ejecutando trabajos en Alto Comte, en coordinación con las municipalidades de Corredores y Golfito. Desde esa fecha se han invertido más de ¢800 millones en distintas intervenciones, recursos que han sido aportados por MOPT y contrapartidas de los gobiernos locales.