Visor de contenido web

Acciones
Fotografía que muestra a un par de oficiales aplicando alcoholemias en un operativo

Alcohol al volante y exceso de velocidad serán prioridad

Prevención será el eje en torno al cual girarán acciones y estrategias de Policía de Tránsito en Navidad y fin de año

23 de noviembre de 2018 / Dirección de Relaciones Públicas

Operativos constantes contra la conducción bajo los efectos del alcohol y contra el abuso de la velocidad serán dos de las principales acciones que realizará la Policía de Tránsito, durante el operativo de Navidad y fin de año, que arranca este mismo fin de semana, con labores de control en torno a las promociones anunciadas en los comercios.

 

Estos operativos forman parte de un eje central del cuerpo policial enfocado en la prevención. Sacar de la carretera conductores en estado etílico o personas que manejan su automotor a exceso de velocidad son dos formas de prevenir accidentes fatales.

 

“Debemos hacer cumplir la Ley, en esa línea depende el nivel de alcohol o de la velocidad, el conductor recibe una multa o es remitido al Ministerio Público para que enfrente una causa penal. Ese es nuestro deber, pero hay algo todavía más importante y valioso que el infractor y sus acompañantes no comprenden en ese momento, y es que posiblemente, al sacarlos de circulación, les salvamos la vida o salvamos la vida de terceros inocentes que pudieran ser víctimas de estos conductores”, explicó el Director de la Policía de Tránsito, Lic. Germán Marín Sandí, durante el anuncio del plan operativo para lo que resta del año.

 

La prevención también incluirá vigilancia activa en las principales cabeceras de provincia y sitios con alta densidad poblacional y vehicular, mediante la participación de más de 700 oficiales distribuidos en tres turnos. A este personal siempre se suma el valioso apoyo de los oficiales de Tránsito municipales y, anunció Marín, han establecido una coordinación estrecha con el Organismo de Investigación Judicial y el Ministerio de Seguridad Pública para realizar labores intensivas en conjunto.

 

El funcionario recalcó que estos cuerpos policiales serán de gran utilidad tanto para las labores propias de ellos, como la detención de personas requeridas por la justicia o detección de vehículos robados, por ejemplo, pero también su apoyo será vital para perseguir delitos vinculados a la vialidad como las competencias ilegales de velocidad, conocidas popularmente como “piques” y otras conductas penales como, ya se dijo, la conducción bajo los efectos del alcohol y viajar a más de 150 km/h.

 

Seguridad Vial

 

A los esfuerzos interinstitucionales se suma el Consejo de Seguridad Vial, que aprovechará la época y las labores de los cuerpos policiales en carretera para reiterar en la prevención y la actitud responsable en carretera, particularmente con el abuso de la velocidad, que es la principal causa de muerte en carretera, todos los años.

 

Ambas instituciones, tanto el Consejo como la Policía de Tránsito, insistirán en estos días de tanta fiesta y desborde de emociones en la necesidad de asumir actitudes responsables y maduras en carretera.

 

Así, piden a los adultos que, en torno a reuniones familiares, principalmente en Noche Buena y el 31 de diciembre, no olviden que un accidente puede ocurrir ese día, como cualquier otro y que, de hecho, la presencia masiva de vehículos y personas en esas noches y madrugadas aumenta más bien los riesgos de percances.

 

“No podemos llenar un vehículo para 5 personas con 8 o 9 nada más porque vamos para donde la familia a celebrar la noche de Navidad, es irresponsable. Tampoco podemos pasar como periférica recogiendo a todos los niños de la familia sin que vayan en un dispositivo de retención de menores cada uno. Nunca es un buen momento para tener un accidente o perder a un ser querido, pero deseamos que las personas logren dimensionar lo doloroso que sería que ocurra en Noche Buena, por ejemplo, sería una herida que nunca cerraría, Hay que ser cautos en estos días”, reflexionó Marín.

 

Los operativos de prevención, contra el alcohol y la velocidad, se harán tanto de día y de noche, ya que la Policía de Tránsito ha detectado desde hace muchos años que en noviembre y diciembre se intensifican las fiestas de empresas y ocurren incluso en el día, en fincas y centros de recreo, lo que hace que algunas personas conduzcan en estado etílico a las 6 de la mañana porque vienen de la fiesta o a las 10 de la mañana o 3 de la tarde; no hay diferencia, recalcó el Director de Tránsito.

 

Lo mismo aplica para el abuso de la velocidad que suele ser un elemento común a toda hora y más cuando hay prisa por llegar a una actividad lúdica.

 

Cobertura de actividades

 

La Policía de Tránsito suele tener un aumento significativo de trabajo en estas épocas, desde conciertos internacionales y en centros comerciales que congregan a muchas personas, lo que hace necesario regular el tránsito en los alrededores, hasta actividades ya programadas como el Festival de la Luz.

 

A estos eventos se suman la iluminación de la fachada del Museo de los Niños, la Teletón, la iluminación del árbol del Hospital de Niños, la Vuelta Ciclística, entre otros eventos.

 

A partir del 25 de diciembre, las principales labores de la Policía de Tránsito se reducirán en el Valle Central, sin descuidar labores de control en torno a las fiestas de Zapote, el Carnaval y el Tope de San José, pero con un énfasis en la regulación del tránsito que sale del centro del país.

 

“Pasada la Navidad, debemos priorizar la vigilancia activa en carretera, con patrullaje y el control de velocidad y alcohol en aquellas rutas que permiten llegar a las zonas rurales de montaña y playa, como la ruta a Limón, las rutas al Pacífico, a San Carlos, la Interamericana y Costanera Sur, entre otras. Vamos a regular la circulación para que séalo más expedita posible y a sancionar aquellas conductas que riñan con la Ley de Tránsito” finalizó Marín.